Postoperatorio y cuidados después de una bichectomía

Conseguir un rostro más definido y alargado es posible gracias a la extracción de las bolas de Bichat, una intervención quirúrgica que permite extraer estos depósitos de grasa de manera sencilla y rápida.

 

La bichectomía es la operación de cirugía estética que aporta un cambio a tu rostro mediante la extracción de las bolas de Bichat. Esta recomendado en aquellos casos en los que se tiene una cara redonda o se tiene exceso de grasa en la zona de las mejillas.

Antes de la bichectomía

Los días previos a la operación se deben extremar las medidas de higiene bucodental. El cirujano recomendará al paciente el empleo de colutorios con clorhexidina entre 3 y 5 días antes de la intervención con el objetivo de que tanto las encías como los dientes y el resto de la boca estén perfectamente limpios durante la operación. El uso de colutorios casi una semana antes de la bichectomía, unido a la toma de antibióticos que prescriben algunos médicos, sirve para minimizar el riesgo de infecciones, aunque hay especialistas que prefieren que los antibióticos se tomen después de la intervención.

Del mismo modo, el cirujano indicará al paciente que este evite tomar aspirinas o anticoagulantes unos 10 días antes del tratamiento, puesto que estos medicamentos pueden causar problemas en los procesos quirúrgicos.

Finalmente, el paciente tendrá que abandonar hábitos de vida poco saludables. Siempre se indican cuando se trata de una operación quirúrgica, pero en el caso de la bichectomía, al ser una cirugía bucal, los riesgos de infección son mayores. Dejar de fumar un par de semanas antes de la intervención es vital para no tener complicaciones durante la fase de recuperación. Tampoco podrá beber alcohol un par de días antes de la operación.

cafe.jpg

¿Cómo se desarrolla la operación?

La operación es muy sencilla y suele durar algo más de media hora. Durante la misma el cirujano realizará dos incisiones en el interior de la boca, cada una de ellas bajo las mejillas. Por medio de estas, retirará las bolsas de grasa que componen las bolas de Bichat.

Después, colocará puntos de sutura para facilitar la cicatrización. Normalmente, se colocan puntos de sutura reabsorbibles, por lo que el paciente no tendrá que acudir al cabo de una semana a que el médico se los retire. Estos puntos suelen desprenderse por sí solos y facilitan el proceso de recuperación. Si no es así, tendrá que acudir a la consulta para que el cirujano retire los restos de la cirugía.

Postoperatorio y cuidados tras una bichectomía

Dada la sencillez y rapidez de la operación, el postoperatorio de una bichectomía suele ser poco doloroso y la recuperación tiende a ser rápida si se siguen las recomendaciones indicadas por el cirujano en cuanto a higiene, toma de medicamentos y dieta se refiere.

Tras la intervención quirúrgica, el paciente tendrá que mantener durante un par de horas la venda compresora que habrá colocado el cirujano. La principal función de esta venda es reducir la aparición de hematomas, así como reducir la hinchazón que la operación ocasionará en la cara del paciente. Ello no quiere decir que no se hinche, pero con la banda compresora se hinchará menos que sin ella. Esa misma noche tendrá que dormir, además, con la cabeza ligeramente levantada.

Durante los dos días siguientes a la intervención deberá aplicarse bandas frías sobre la cara, concretamente, sobre la zona de las mejillas. Es normal que note la zona más inflamada que el día anterior y que sienta las mejillas «duras». Estos síntomas pasaran en unos 7-10 días, quizá antes.

Si no ha tomado antibióticos antes de la cirugía, después de la operación comenzará a tomarlos. El cirujano también recetará la toma de antiinflamatorios para reducir la hinchazón normal que se produce tras la intervención. Tanto los antibióticos como los antinflamatorios se deberán tomar unos 5-7 días, según prescripción médica.

Desde el día de la bichectomía el paciente deberá seguir una dieta especial que le será suministrada por el cirujano, una dieta que ayudará a la recuperación. De este modo, después de la operación el paciente podrá tomar solo líquidos. Cuando el médico lo dictamine, podrá introducir alimentos blandos que cumplimenten la dieta.

Asimismo, desde el día siguiente a finalización de la cirugía tendrá que incrementar la limpieza bucal, sobre todo cada vez que tome líquidos y alimentos. Con ello reducirá los riesgos de infección. Durante las primeras 24 horas no podrá enjuagarse la boca. Pasados dos días, el médico aconsejará realizar enjuagues de agua con sal dos veces al día durante una semana. Después de 2 o 3 días podrá incorporarse al trabajo.

Al cabo de una semana puede ir introduciendo otros alimentos, siguiendo en todo momento las recomendaciones indicadas por el médico. Será entonces cuando el paciente acuda a la consulta del cirujano para la revisión. Si los puntos de sutura que ha colocado el médico no son reabsorbibles, este los retirará del interior de la boca y examinará que la recuperación sigue su curso natural, es decir, que no haya infección y que las incisiones cicatrizan correctamente.

Después de dos semanas el paciente podrá retomar la mayoría de los hábitos que realizaba antes de la cirugía, como practicar ejercicio físico, e incluso fumar, aunque también podría aprovechar la bichectomía para acabar con este mal hábito.

Como ya hemos comentado, a pesar de que se use una banda compresora durante unas horas, es normal que el rostro esté hinchado durante algunas semanas, por lo que el paciente no podrá admirar los resultados hasta pasado un mes, que será cuando la cara haya recuperado su apariencia normal.

Este tratamiento quirúrgico permitirá adelgazar el rostro y afinar y estilizar los rasgos faciales. Tu cara tendrá una apariencia más armoniosa y equilibrada con el resto del cuerpo.

 

  • Share this post

Previous Article El postoperatorio en una Rinoplastia: consejos para una buena recuperación

Comments

Comments are closed.

Dr. Alfredo Paredes. Todos los derechos reservados.
Powered by Angular Diseño + Interacción